514 visitas en total,  2 visitas hoy

Activistas, feministas y organizaciones que trabajamos por los derechos de las mujeres, niños, niñas y adolescentes tradicionalmente discriminadas y violentadas por la sociedad colombiana, expresamos nuestra indignación frente al caso de la niña de 3 años que fue violada, golpeada y quemada con ácido en el barrio Santa Fe en el centro de Bogotá, zona que por disposiciones legales “tolera la explotación sexual”, y en este sentido: Solicitamos a las autoridades con urgencia y prioridad, la atención médica y psicológica a la niña, así como la protección que requiere como víctima de explotación sexual y otras graves violaciones a sus derechos humanos, como son la tortura, violación, y tentativa de feminicidio perpetrado probablemente por hombres que pagaron por accederla sexualmente. Invitamos a los medios de comunicación y a la sociedad en general a unirse a la exigencia de medidas y soluciones estructurales a estos casos que ocurren en el marco legal de las “zonas de tolerancia o alto impacto” que terminan facilitando y legitimando la explotación sexual contra mujeres, niñas y transgenero, entre otras. Cabe destacar que en esta misma zona hace dos años, la adolescente Karen Johana, fue inducida a las drogas y explotada sexualmente, torturada y asfixiada hasta la muerte en una residencia de esta zona de Bogotá y Rafael Noguera, violador y asesino de Yuliana Samboni era un “cliente” habitual de la zona. Desde el año 2004 (dos años después de su creación) el informe de la Contraloría denunció que “ la zona de tolerancia o alto impacto” establecida en Bogotá, tuvo efectos en el aumento del microtráfico, explotación sexual de niños, niñas, adolescentes, mujeres y población trans y asesinatos, que posteriormente impactaron y se visibilizaron en el sector conocido como el “Bronx”, donde se encontraron casas de pique, tortura, violaciones y asesinatos, lo cual continúa, en gran parte de la localidad de Santa fe y la de Mártires.

Finalmente, instamos a las autoridades colombianas a cumplir con los compromisos internacionales de protección a la niñez, las mujeres y las víctimas de delitos como la trata de personas (captación, traslado y recepción) con fines de explotación sexual, la inducción y constreñimiento a la prostitución, la demanda de explotación sexual y el proxenetismo con personas menores de edad, delitos que ocurren en las mal llamadas zonas de tolerancia. Adicionalmente, a brindar atención integral ofreciendo alternativas de salida sostenibles y sin discriminación a las mujeres explotadas sexualmente, y políticas públicas estructurales que erradiquen el sistema prostituyente.

Ninguna niña, niño, adolescente, mujer o trans, merece ese destino. #BASTAYA ¡Tolerar el sistema prostituyente, es tolerar la violencia feminicida! ¡No aceptamos más las zonas de tolerancia!

Iniciativa Pro Equidad de Genero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *