Saltar al contenido

Colombia, un país con hambre

    “En Colombia, el 30% de la población se encuentra en una situación de inseguridad alimentaria moderada y severa, es decir, 15,5 millones de personas no tienen acceso a alimentación adecuada y tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas, por lo que deben recurrir a estrategias de consumo insostenibles y enfrentar condiciones de escasez de alimentos, hambre y malnutrición”.

    Así lo reveló el Programa Mundial de Alimentos este 16 de febrero en un informe ejecutivo con los hallazgos y el análisis de la investigación y evaluación que adelantaron sobre la seguridad alimentaria para población colombiana en 29 departamentos y 118 municipios de Colombia en los que se analizaron tres dimensiones: consumo de alimentos, vulnerabilidad económica y estrategias de supervivencia.

    Tomado de Resumen Ejecutivo Evaluación de Seguridad Alimentaria Para Población Colombiana.

    Tomado de Resumen Ejecutivo Evaluación de Seguridad Alimentaria Para Población Colombiana.

    Esa evaluación reitera la agudización del problema alimentario y del hambre en el país, tal como lo advirtió FIAN Colombia en el  4TO. INFORME. UN PAÍS QUE SE HUNDE EN EL HAMBRE publicado en octubre de 2021.

    Según el informe del Programa Mundial de Alimentos de los 15.5 millones de colombianos en inseguridad alimentaria, 2.1 millones están en una situación severa y 13.4 millones están en una situación moderada: “Los hogares colombianos que presentan inseguridad alimentaria (INSAN) severa, tienen brechas extremas en el consumo de alimentos y agotamiento de opciones de medios de vida, mientras que los hogares en inseguridad alimentaria (INSAN) moderada, no tienen un consumo adecuado de alimentos y tienen que adoptar estrategias de supervivencia, como vender sus bienes, para poder cubrir sus necesidades básicas”.

    “Ambos grupos se ven obligados, con diferentes niveles de intensidad, a adoptar estrategias de supervivencia irreversibles que pueden causar daños a sí mismos y a sus comunidades”, alerta el informe en el que también se afirma que “cerca de la mitad de la población colombiana está en una situación de seguridad alimentaria marginal, lo cual significa que su situación podría deteriorarse si no hay mejora en los factores coyunturales”.

    Más allá de las mejoras en los factores coyunturales, Colombia necesita avanzar en respuestas concretas al problema alimentario

    El Programa Mundial de Alimentación advierte que si no hay mejoras en los factores coyunturales no se podrá subsanar la situación. Dichas situaciones son los efectos de la crisis en Ucrania, la Inflación, los desastres naturales relacionados con el fenómeno de la niña y el paso del huracán Julia en la  Región Caribe, el cual durante el mes de octubre del año pasado  dejó 131.000 personas damnificadas por inundaciones y la pandemia de COVID-19 acompañada de las medidas de confinamiento adoptadas durante 2020 que paralizaron los sectores económicos, especialmente en el sector informal el cual impactó más fuerte a  las familias pobres del país que aún no ven garantizado su derecho a una alimentación y nutrición adecuadas.

    No obstante, más allá de trabajar en mejoras a los anteriores factores coyunturales, el actual gobierno necesita avanzar en adoptar políticas en materia alimentaria con enfoque de derechos humanos, en las que se priorice la participación de las personas titulares de derechos y se apoye la producción y consumo interno de alimentos verdaderos como contramedida a la importación de alimentos y a las falsas soluciones al hambre. Colombia debe avanzar en Construir Poder Popular Alimentario.

     

    Concentración de las cifras de la inseguridad alimentaria en Colombia

    Los departamentos con prevalencia de la inseguridad alimentaria más alta se concentran en la Costa Caribe y las zonas periféricas: Córdoba (70 %), Sucre (63 %), Cesar (55 %), Bolívar (51 %) y La Guajira (50 %). Así mismo, departamentos como Arauca (62 %), Putumayo (48 %), Chocó (45 %) y Norte de Santander (40 %).

    Tomado de Resumen Ejecutivo Evaluación de Seguridad Alimentaria Para Población Colombiana.

    Este informe muestra que la inseguridad alimentaria no es únicamente un fenómeno rural, incluso afirma que “aunque la prevalencia de inseguridad alimentaria (30%) es igual entre zonas urbanas y rurales, en las áreas urbanas se encuentra el mayor número de personas afectadas”.

    Las poblaciones étnicas, las víctimas del conflicto armado, las mujeres cabeza de hogar y aquellos donde la jefatura no tiene educación fueron las que reportaron padecer en mayor medida la inseguridad alimentaria.

    De acuerdo con la investigación del Programa Mundial de Alimentos “el 40 % de la población consume dos o menos comidas al día, más de la mitad de los hogares tuvo que reducir la porción de las comidas y el 67 % de los hogares tuvo que utilizar una estrategia para afrontar el hambre”.

    Tomado de Resumen Ejecutivo Evaluación de Seguridad Alimentaria Para Población Colombiana.

    Tomado de Resumen Ejecutivo Evaluación de Seguridad Alimentaria Para Población Colombiana.

    Ante este crítico panorama, FIAN Colombia insta al presidente Gustavo Petro a que no se limite sólo a que las personas “tengan una alimentación adecuada”, sino también a avanzar en la protección, generación o recuperación de los medios de vida que las personas, comunidades y pueblos requieren para alcanzar su Derecho Humano a la Alimentación y Nutrición Adecuadas (en adelante: DHANA) y superar el hambre.

    En el nuevo Plan Nacional de Desarrollo -2022- 2026 se debe explicitar qué cambios normativos, políticas, acciones, indicadores, metas y presupuestos serán destinados para la garantía del DHANA y la Soberanía Alimentaria de manera sustantiva y material, así como superar el enfoque de seguridad alimentaria.