2,186 visitas en total,  2 visitas hoy

Un grupo de mujeres de todo el país y de Ecuador, se unieron a la Misión de Verificación de Mujeres a Campo Lizama, fluye el petróleo, sangra la tierra, quienes a través de diferentes espacios de investigación pudieron corroborar de primera mano, que a pesar del silencio que en este momento guardan los medios de comunicación y la institucionalidad sobre el derrame de petróleo ocurrido en el mes de marzo en Santander, la tragedia ambiental y social continúa latente.

A partir del derrame de crudo ocurrido en el municipio de Barrancabermeja el 02 de marzo, y la cantidad de incertidumbre y contradicciones que empezó a generar esta tragedia ambiental; entre el 26 y 30 de abril de 2018, el Movimiento Social en Defensa de los ríos Sogamoso y Chucurí – Ríos Vivos Santander, en articulación con organizaciones defensoras de Derechos Humanos a nivel nacional e internacional, estuvieron en reuniones con la Secretaría de Ambiente, Defensoría del Pueblo y la ONU; recorriendo La Fortuna, Ciénaga El Llanito y La Cascajera en Barrancabermeja; sector La Playa en Betulia; San Luis de Río Sucio en Sabana de Torres; La Lizama en San Vicente de Chucurí; y el Carmen de Chucurí, y realizando una gira institucional en la ciudad de Bogotá, para de esta manera poder socializar la problemática.

Es así, como el día de ayer 18 de Julio, la Misión de Mujeres a Campo Lizama, llevaron a cabo un encuentro en la ciudad de Bogotá, en la que convocaron a todas y todos los interesados, para poder socializar el informe de la investigación realizada durante estos meses, para que así las y los colombianos, puedan comprender la verdadera magnitud del derrame.

Algunas de las principales conclusiones que contiene el informe de la Misión, son:

Por lo anterior, una de las recomendaciones que realiza la Misión de Verificación de Mujeres a Campo Lizama, es “Garantizar que a través de la Fiscalía General de la Nacional se adelante todo el proceso de investigación y sanción por los delitos ambientales que se advierten en el presente informe de manera efectiva y eficaz, procurando sobre todo las medidas que correspondan para evitar la repetición de estos hechos”, ya que aún se desconocen las razones por los cuales se generaron los afloramientos y el por qué la empresa competente, en este caso Ecopetrol, no estuvo preparada para afrontar esta tragedia.

El informe de más de 60 hojas, condensa información técnica, entrevistas, tanto de las comunidades como de la institucionalidad y además las respectivas conclusiones de todo el proceso de verificación, que deja en evidencia que en este momento existe un manto de incertidumbre, mentiras y omisiones que todo Colombia merece saber.

Nota tomada de El Cuarto Mosquetero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *