¡Ya contamos con #LeyComidaChatarra!

Tras la votación positiva del informe de conciliación del texto final en la Cámara de Representantes y el Senado de la República, Colombia se suma a los países del mundo que, siguiendo los lineamientos con la mejor evidencia científica libre de conflicto de interés, establecen la necesidad de tener etiquetas frontales octagonales de advertencia en los empaques de los Productos Comestibles Ultraprocesados (PCU).

La ardua labor de 6 años de procesos de incidencia en distintos escenarios -incluido el Congreso de la República- emprendida por las organizaciones de la sociedad civil y la movilización de distintos sectores de la sociedad logró ejercer la presión necesaria para tener la Ley.

Desde FIAN Colombia, organización defensora de derechos humanos que trabaja por el derecho a la alimentación y nutrición adecuadas celebramos la aprobación de la #LeyComidaChatarra que busca crear entornos alimentarios saludables.

La Ley, que está a la espera de la sanción y promulgación que depende enteramente del Presidente, establece que el Ministerio de Salud y Protección Social debe regular entre otras medidas un etiquetado frontal de advertencia que deberán llevar los productos comestibles con exceso de azúcares, grasas saturadas y sodio, los cuales están directamente relacionados con la epidemia de sobrepeso y obesidad que vivimos y el  desarrollo de enfermedades tan graves como la diabetes tipo 2, hipertensión y muchos tipos de Cancer. Existe consenso global ampliamente respaldado por organizaciones líderes en políticas de salud pública como la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud sobre la necesidad de reducir el consumo de este tipo de productos y sobre la efectividad que tiene el etiquetado frontal de advertencias para dar información clara y de fácil comprensión así como cambiar las opciones de compra por productos más saludables. En países como Chile que ha implementado desde 2016 un etiquetado de advertencias usando un sello con forma de octágono y fondo negro, se observan resultados contundentes, con la reducción de hasta un 25% en la compra de bebidas azucaradas, disminución del 25 % del azúcar agregado a los comestibles y cerca del 80% de las personas que toman en cuenta la información de los sellos para decidir su compra. 

En Colombia contamos con estudios propios en población adulta liderados por uno de los principales centros académicos del país, que ha señalado que es precisamente este tipo de sello, de forma octogonal, con fondo negro y con la leyenda “EXCESO DE” azúcares, sodio y grasas saturadas, el que tiene más efectividad para desestimular el consumo de este tipo de comestibles. 

Con toda esta evidencia hacemos un llamado para que el Ministerio de salud y Protección Social regule con urgencia estas medidas de salud pública basado precisamente como lo indica la ley Comida Chatarra en la mejor evidencia científica libre de conflicto de interés.