La no transformación de los sistemas agroalimentarios explica situación de hambre, malnutrición y epidemia de obesidad y sobrepeso en el mundo: FAO

dav

Durante el Foro del Mecanismo de la Sociedad Civil del Comité de Seguridad Alimentaria de la FAO, iniciado el pasado 13 de octubre en Roma, José Graziano da Silva, Director General de esa agencia de Naciones Unidas, expresó hoy que uno de los problemas más graves que explica la actual situación de hambre y malnutrición en el mundo es la no transformación de los sistemas agroalimentarios. Según él, estos son los principales responsables, entre otros problemas, de la grave epidemia de obesidad y sobrepeso en el mundo.

Organizaciones sociales representadas en el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) de Naciones Unidas, entre las que se encuentra FIAN Colombia, denunciaron durante este foro las “violaciones” al derecho de alimentación y nutrición adecuadas y el no cumplimiento de los Estados en materia de protección, garantía y defensa de este derecho.

¿Hasta cuando el Estado colombiano seguirá sin implementar medidas efectivas para combatir la obesidad en la población colombiana?

Para Juan Carlos Morales, director ejecutivo de FIAN Colombia una adecuada alimentación y nutrición de la población debe defender la diversidad alimentaria, las formas de vida y economías de la población campesina y los pueblos étnicos. Además asegura que “esto es clave para consolidar la paz en el país, eliminar la pobreza en el campo, garantizar una alimentación basada en la soberanía alimentaria, y mejorar las condiciones nutricionales de toda nuestra población”.

Así mismo resaltó la importancia de la exigibilidad de este derecho frente a violaciones por terceros en Colombia “si no queremos ver más colombianas y colombianos sufriendo por hambre, más campesinas y campesinos empobrecidos, y más personas con obesidad, sobrepeso u otras formas de malnutrición, exijamos la garantía del derecho humano a la alimentación y nutrición adecuadas, así como la eliminación de los sistemas alimentarios que hoy, al ser controlados por y estar en función de los intereses de las corporaciones, nos condenan al hambre, el empobrecimiento y la profundización del conflicto social y económico del país”, concluye Morales.