FIAN Colombia trabaja con comunidades

[vc_row][vc_column width=”1/6″][/vc_column][vc_column width=”2/3″][porto_image_frame type=”hover-style” image_id=”1018″][/porto_image_frame][vc_column_text][cresta-social-share][/vc_column_text][vc_empty_space height=”5px”][vc_column_text]La comunidad de El Hatillo, al norte de Colombia, ha sido víctima de violaciones a sus derechos humanos a causa del extractivismo minero.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/6″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/6″][/vc_column][vc_column width=”2/3″][vc_column_text]La comunidad de El Hatillo, integrada por más de 130 familias y ubicada en el municipio de El Paso, departamento del Cesar, Colombia, enfrenta una grave situación de violación de sus derechos humanos, especialmente del derecho humano a la alimentación y nutrición adecuadas, del derecho a la salud, y del derecho a la tierra y el territorio.

“Antes de que llegara la minería se respiraba un aire puro, cuando llegó la minería nuestro pueblo, nuestra comunidad cambió; por ejemplo no se puede pescar porque el río está sedimentado”, dice una de las integrantes de la comunidad.

Ante la situación, el Estado colombiano ordenó en el 2010 el reasentamiento de la comunidad en un plazo máximo de 2 años; sin embargo, las empresas no han cumplido con la orden de abandonar el lugar.

“Nosotros estamos en proceso de reasentamiento pero no ha sido el mejor por parte de las empresas, no se quieren ir”, “por la minería ya hoy no se puede cultivar porque no hay tierra”, dicen algunos integrantes de la comunidad.

La comunidad de El Hatillo está acompañada por varias organizaciones de derechos humanos, entre ellas FIAN Colombia, en un proceso que busca exigir la garantía de esos derechos y que[/vc_column_text][vc_column_text]el estado cumpla con sus obligaciones en materia de los derechos humanos. Del mismo modo, FIAN Colombia respalda a la comunidad en su justificado reclamo de lograr que el reasentamiento se cumpla, según lo decidido en el 2010, y que se este se realice de manera pronta, digna y atendiendo las aspiraciones y necesidades de la comunidad.

“Los árboles no dan los frutos que pueden dar porque las flores se achicharran y el fruto cuando nace se arrugan, se marchita, la comunidad sufre de dolores de cabeza, ardor en la vista y muchos síntomas relacionados con la contaminación de nuestro pueblo”, agrega otro líder de la comunidad.

Autores: FIAN Colombia; PAS; Comité de Concertación de El Hatillo[/vc_column_text][porto_image_frame type=”hover-style” image_id=”1553″ title=”FIAN” sub_title=”INTERNACIONAL” animation_type=”bounceIn”][/porto_image_frame][/vc_column][vc_column width=”1/6″][/vc_column][/vc_row]